Carrusel Bloguero de Juegos de rol: La veteranía en los jugadores de rol

Este mes el Carrusel Bloguero de Juegos de Rol hace su parada en El Rol de Siempre Online, deseando que vuestros blogs se suban a la grupa de los caballitos y disfruten del viaje.


Si estás leyendo esta entrada y no sabes qué es el "Carrusel Bloguero de Juegos de Rol", puedes informarte en el siguiente enlace: Información del Carrusel Bloguero de Juegos de Rol


En el caramelo que en esta ocasión vais a saborear durante todo el caluroso mes de agosto, mientras dais vueltas en el tiovivo, se mezcla el sabor amargo de la nostalgia con el dulce de la esperanza y la ilusión. El tema que proponemos es “La veteranía en los jugadores de rol”.


Este es un tema que se puede enfocar de mil maneras distintas, y deseamos que cada uno de vosotros aporte su visión particular o su experiencia personal con alguno de los múltiples enfoques posibles.


Quede claro que la veteranía en el jugador de rol tiene cosas muy positivas, pero nosotros, en esta entrada anfitriona del mes de agosto, vamos a tratar uno de los aspectos negativos que puede afectar la experiencia de juego de un rolero veterano, no en relación con el resto de la mesa de juego, sino en relación al disfrute personal del jugador durante la práctica de su afición.




¡Lo has conseguido!
Has sobrepasado la treintena, y desde que tienes uso de razón, juegas a rol.
Te las has apañado durante todos estos años para mantener un ritmo de partidas más que aceptable.
Has prevalecido donde otros han sucumbido.
Has vencido a El Enemigo o se ha unido a tu causa.
Has saqueado infinidad de cubiles de dragón.
Has flirteado con reinas y princesas.
Has expulsado a Primigenios de la faz de la Tierra.
Tú solo te has bastado para llevar a la hoguera a más magos, brujas y hechiceros que toda la Inquisición a lo largo de su historia.
Los Orcos ya no aparecen en tus partidas porque sencillamente has llevado a su raza al borde de la extinción.
Cual Darwin de los juegos de rol, has documentado la evolución de la raza goblinoide desde su estado inicial, ocioso en la sala número 12 del dungeon, hasta su mutación final como multiclase lanzadora de conjuros, clase de prestigio "mata-heroes".
Has vivido tantas encarnaciones que Michael Moorcock ha escrito tu biografía, titulada Las Crónicas del Campeón Eterno.
Has visitado todos los Elíseos de este continente y parte del otro.
Has jugado al ajedrez con todos los archidiablos y archidemonios habidos y por haber de los siete infiernos conocidos para, indefectiblemente, acabarlos ganando a todos haciendo trampas.
Has recorrido tantas veces la Tierra Media que Aragorn a tu lado es un vulgar dominguero, y ya ni siquiera hay galaxia que te parezca tan y tan lejana.


En definitiva, tú has visto cosas que nadie más creería: Atacar naves en llamas más allá de Orión. Has visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Y efectivamente, ahora parece que todos esos momentos se perderán... en el tiempo... como lágrimas en la lluvia. ¿Es hora de morir?


Algunos jugadores veteranos, llegado a este punto que hemos querido retratar con un toque de humor, empiezan a sentir que su afición ya no les llena como antes o que, por lo menos, ya no les produce la misma sensación de antaño.


Haciendo un símil con Changeling: El Ensueño, es como si la magia se hubiese perdido, como si te hubieras transformado en un gruñón que está siendo consumido por la Banalidad.




Si eres un jugador veterano, quizás puedas reconocer alguno de estos síntomas y sensaciones:


Los argumentos de las partidas te resultan terriblemente familiares. La sensación de deja vu es constante y empiezas a aborrecer planteamientos tales como:

La hija del dueño de la posada donde os habéis conocido, ha sido raptada por los trolls del bosque cercano...”, o “El Príncipe de la ciudad os hace llamar porque se rumorea que el Sabbat planea atacar la ciudad y tiene a varios infiltrados entre los Vástagos de la misma...”, o bien “Unos sectarios han raptado a tu tío y lo único que puede evitar que invoquen al Primigenio de turno es el objeto que te ha enviado por correo...”.


En las sesiones de juego, últimamente, en ti prevalece el acto social por encima de jugar a rol. Estás deseando acudir a la cita semanal, pero para charlar y tomar unos tragos con tus compañeros de mesa de juego. La partida es secundaria.


Para cada nueva partida o campaña te autogeneras unas expectativas de diversión que últimamente nunca se ven cumplidas, sin que puedas superar este bucle.

Pensamientos como “En ésta seguro que me lo vuelvo a pasar bien”, o “Bueno, quizás cuando acabemos ésta...” te son de sobras conocidos.


Te sorprendes a ti mismo al descubrirte desconectando momentáneamente de la acción de juego o cayendo lentamente en el sopor.

No, es que ya no tengo una edad para estos horarios...” se convierte en una frase habitual para excusar tus momentáneas cabezaditas.


En la mayoría de lances de juego, sabes perfectamente qué acciones llevarán a cabo el resto de jugadores y el narrador, lo cual redunda en tu creciente desinterés por lo que está sucediendo en la mesa de juego. Es más, empieza a resultarte irritante.

Para qué darle más vueltas si todos sabemos que se esconde allí...”, o bien “- Pateo esta puerta.... y ésta... y la siguiente... - Ya, y ahora mirarás debajo de las camas, verdad?


Por más que lo intentes, no puedes evitar caer en el metajuego.

No le ataques con eso, sólo le afecta la magia.


Las fases de preparación de la partida fuera del horario de juego han desaparecido o se han visto reducidas a la mínima expresión.

Al director de juego: No he tenido tiempo en toda la semana / no se me ha ocurrido nada para mi trasfondo, ¿Me puedes aconsejar?”, o bien “¿La hoja de PJ la guardabas tú o la tengo yo?”.


Definitivamente, aunque sea inconscientemente, te estás planteando dejar de jugar a rol.

El sábado que viene no puedo, ya he quedado...”, o bien “A partir de ahora, lo voy a tener un poco complicado para venir...


Estas son algunas de las sensaciones que puede sentir un jugador veterano en caída libre. Una o dos no son un síntoma de preocupante: estar viviendo la mayoría, o todas ellas a la vez, es un indicativo de que se acerca el momento de anotar la hora de la defunción como rolero.




Puesto que las causas que llevan a un jugador veterano a esta situación pueden ser de índole variada, vamos a centrarnos en las posibles soluciones para ver la luz al final del túnel. Los siguientes consejos pueden ser aplicados tanto a jugadores como a directores de juego que se encuentren en esta situación:


Prueba con otra mesa de juego.


Puesto que cada mesa de juego es un mundo, unirte a un nuevo grupo puede ayudarte a descubrir nuevas dinámicas de juego. En ocasiones, un grupo de desconocidos puede contagiarte de nuevo la motivación por jugar a rol, más si se trata de jugadores menos veteranos a los que les parezca genial contar con un jugador con experiencia que les aporte un plus de “sabiduría” o veteranía en sus sesiones. Esto mismo, te servirá para dejar de lado los malos vicios que inconscientemente se adquieren cuando llevas jugando mucho tiempo con las mismas personas (la confianza da asco, ¿no?).


No es necesario, si dispones de tiempo para ello, abandonar tu mesa de juego actual. Compartir dos experiencias de juego diferentes al mismo tiempo te puede ayudar a trasvasar dinámicas novedosas o interesantes, de un grupo al otro, que reactiven tu mesa de siempre.


Recuerda que puedes encontrar mesas de juego cercanas en la sección de ERDSO (Acceder desde aquí), y también puedes publicar un anuncio desde este otro enlace (Acceder desde aquí).


Redescubre los clásicos.


Suelta una carga de profundidad a tu nostalgia. Desempolva el juego que te enganchó al mundo de los juegos de rol: puede ser la tan cacareada caja roja de D&D, los clásicos juegos de Joc Internacional, algún juego que jamás fuera publicado en castellano, o como el más “reciente” (que 20 años tiene ya la criatura) Vampiro: La Mascarada, y consigue que tu mesa juegue.


No tiene porqué convertirse de nuevo en tu juego de cabecera, simplemente tómatelo como unas vacaciones en el entorno de tu “infancia” rolera. Trata de revivir las sensaciones que te embargaban cuando jugabas a este juego, intenta verlo de nuevo todo con ojos inocentes, con curiosidad. Como último objetivo haz lo que hacías en esa época: divertirte. Quizás dándote cuenta de cómo ha cambiado tu manera de jugar con el paso de los años, podrás apreciar las virtudes y defectos que ha adquirido tu forma de jugar, lo que te divierte y por contra, lo que te está lastrando.


Retoma tu campaña legendaria.


Todos recordamos una serie de partidas o una campaña que ha marcado nuestra trayectoria rolera. Esta campaña quizás se completó con éxito, quizás fue un fracaso (desde la perspectiva de los personajes, no de los jugadores), o quizás simplemente quedó inacabada por uno u otro motivo.


Ha llegado el momento de retomarla o demostrar que segundas partes pueden ser buenas. Después de haber dormido el sueño de los justos, te reencontrarás con uno de tus PJ más queridos, en una situación de juego no sólo familiar, sino también añorada, con las ideas frescas (quizás uno de los motivos por los que se abandonó la campaña en su momento), y con la posibilidad de seguir engrandeciendo tanto tu propia leyenda como la de la propia campaña.


Recuerda que, en el mes de enero de 2012, este Carrusel Bloguero de Juegos de Rol trató el tema de “Campañas legendarias” (Acceder desde aquí al recopilatorio de entradas): ¿Es la tuya alguna de éstas?


Busca experiencias de juego diferentes.


Dale la vuelta a tu experiencia habitual de juego. Muchos jugadores, con el tiempo, acaban adquiriendo un rol habitual que interpretan en cada juego, partida y campaña: se encasillan en un papel más o menos definido. Empieza por identificar ese tipo de carácter y ábrete a nuevas posibilidades de interpretación. Lo más sencillo es identificar los rasgos básicos que definen a tus PJs y, cuando debas crear uno nuevo, alejarte de ese estereotipo. Sorprenderás al resto de jugadores y a ti mismo. Te obligará a estar atento y metido en el juego, y te dará nuevos puntos de vista con los que experimentar y divertirte.


Sería sencillo buscar nuevos juegos y nuevas ambientaciones, pero si parte de tu problema radica en que llegado a este punto todas te parecen iguales ("vista una ambientación medieval-fantástica, vistas todas"), quizás lo que deberías hacer si eres director de juego (o pedirle a tu director de juego que haga, si eres jugador) es probar con ambientaciones atípicas, o incluso “retorcer” las ambientaciones habituales. Lo desconocido, o lo familiar aunque terriblemente diferente, puede dar un vuelco para mejor a la intensidad del juego.


Los Crossover entre dos juegos, o dos ambientaciones diferentes, pueden darle a tus argumentos ese punto de originalidad que necesitan sin necesidad de mucho esfuerzo.


One Shots, porque a veces menos es más.


Tal y como se comentó en el mes de mayo de 2012 en este Carrusel Bloguero de los Juegos de Rol (Acceder desde aquí al recopilatorio de entradas) entre otras cosas, los One Shots permiten una experiencia intensa de juego en supuestos poco habituales, incluso extremos y dramáticos. Un One Shot te permitirá echar toda la carne en el asador, quizás haciéndote vivir en una sesión de juego sensaciones fuertes que no encuentras fácilmente en tus sesiones habituales.


Date un respiro.


Si todo esto falla deja de jugar durante una temporada. No queremos engañarte: esta es la solución más radical. O al poco tiempo descubres que te mueres de ganas por jugar y vuelves a la mesa de juego con fuerzas renovadas, o realmente te das cuenta que tu tiempo en este mundo de fantasía e imaginación ha llegado a su fin.




Hasta aquí la entrada anfitriona del mes de agosto de este Carrusel Bloguero de Juegos de Rol. Esperamos que el tema que hemos propuesto os resulte interesante y os animéis a participar a través de vuestros Blogs.


Os recordamos que en esta entrada nos hemos centrado en uno de los aspectos negativos que puede tener la veteranía en un jugador de rol. Sin embargo, estamos seguros que desde vuestros blogs nos sorprenderéis con otros magníficos y originales enfoques, así como con vuestra experiencia personal acerca del tema de este mes: La veteranía en los jugadores de rol.


Para poder ver el recopilatorio de entradas del mes, así como para incluir vuestra entrada en él, podéis visitar el siguiente enlace: Recopilatorio entradas Carrusel Bloguero agosto 2012. También podéis dejarnos un comentario en esta entrada, o contactar con nosotros directamente, para que la incluyamos nosotros mismos en el recopilatorio.


¡Un saludo, hasta pronto!



Valoración

¿Qué te parece esta noticia?


Puntuación general:

 (12 votos)

Valoración media: 8.8 sobre 10

 
Compártelo



 
13 Comentarios sobre esta noticia
  1. 02/08/2012 a las 10:19

    Mi aportación al Carrusel desde La Torre de Ámbar.
    latorredeambar.blogspot.com.es/2012/08/reflexiones-desde-la-tumba-la-veterania.html

    Un saludo.

    Denunciar Responder

  2. 02/08/2012 a las 13:05

    Sinceramente, opino justo al contrario que todo el artículo. El caso como Mundo de Tinieblas la inmensa mayoría de comunidades en España están conformadas, o al menos dirigidas, por gente que, como mínimo tiene 30 años. Y se puede comprobar que hay incremento de ganas, nuevas tramas más maduras, preparación más extensa de las partidas y nuevas experiencias que la edad aporta a las partidas.
    Es cierto que jugar en mesa es más difícil por compromisos familiares o laborales, pero creo que hay un regreso en la treintena al vicio en lugar de ese proceso de dejadez.

    Denunciar Responder

    • 02/08/2012 a las 13:39

      Buenas @Voivoda, ¡gracias por aportarnos tu experiencia!

      Nosotros en ningún momento hemos querido generalizar, sabemos perfectamente, como bien acabas de comentar, que hay muchísimos roleros veteranos a los que no les sucede nada de lo que menciona el artículo, pero también es cierto que hay muchos otros que sí han pasado por una situación parecida.

      Reiteramos, para que quede claro, que este artículo no pretende generalizar la situación de los roleros veteranos, simplemente hemos tratado un efecto negativo de los que puede provocar la veteranía en algunos jugadores de rol.

      ¡Saludos!



      Denunciar
  3. 02/08/2012 a las 15:43

    Cuanta razón hay en la descripción de los sintomas del rolero veterano! Aunque a mi entender no todo es desgana, apatía o aburrimiento. Estan tambien otros grandes handicaps para aquellos que empezamos a jugar con 10-12 años y que ahora con 30 seguimos quedando los domingos por la tarde para jugar a rol: Novias, esposas, hijos, trabajos opresivos, responsabilidades varias que con el paso del tiempo nos han ido apartando de nuestro hobby.
    En mi opinión es simple ley de vida, a mayor responsabilidades menos tiempo hay para el ocio. Depende exclusivamente de cada uno el esforzarse para sacar el tiempo y las ganas para acudir a la cita con tus amigos y compañeros de aventuras, intrigas y misterios.

    Denunciar Responder

  4. 06/08/2012 a las 12:05

    Aquí esta mi pequeña aportación: Analizando a los nuevos; el como veo yo a los nuevos jugadores que se han incorporado hace poco a las legiones roleras.

    Denunciar Responder
  5. 08/08/2012 a las 15:38

    Bueno, pues aquí está el nuestro: aviso-a-roleantes.blogspot.com.es/

    Denunciar Responder


  6. 20/08/2012 a las 05:20

    ¡Buen artículo y buen tema del mes! Creo que da para entradas muy interesantes.

    Por aquí tienen mi aportación. Quizá sea un poco delicada, pero no me considero muy políticamente correcto xD

    batallasroleras.blogspot.com.es/2012/08/carrusel-bloguero-de-juegos-de-rol-nos.html

    ¡Un saludo!

    Denunciar Responder

  7. 27/08/2012 a las 11:47

    Ahí va mi entrada. rol-the-bones.blogspot.com.es/2012/08/carrusel-rolero-de-agosto-la-veterania.html

    Este es el mes ue más me ha costado, con diferencia encontrar un enfoque que me gustara. Un tema muy ampio y complicado de definir, por lo que especialmente adecuado para el carrusel.

    Denunciar Responder

  8. 29/08/2012 a las 16:33

    ¡Esperadme! ¡Qué ya llego! ¡Que no encontraba los billetes para éste carrusel!

    Mi entrada, por los pelos, pero a tiempo :D

    rolenelcastillo.blogspot.com.es/2012/08/carrusel-bloguero-la-veterania-en-los.html

    También la he subido a la lista ^^

    Denunciar Responder

  9. 30/08/2012 a las 11:40

    Hola desde el nido del fenix una nueva entrada www.fenixoscuro.com/2012/08/carrusel-bloguero-de-rol-yo-tengo-mas-px.html

    Denunciar Responder


Escribir un comentario

Para poder escribir un comentario, debes iniciar sesión.

No has iniciado sesión.

¿Aún no tienes una cuenta en El Rol de siempre online? Pues no sé a qué esperas... es completamente gratis y sólo te robamos un minuto para que te des de alta. ¿Te hemos convencido? Pues date de alta aquí.

Si ya tienes una cuenta en El Rol de siempre online, puedes hacer Login a través del siguiente formulario.